En la vida a veces ganas y otras veces aprendes

En la vida a veces ganas y otras veces aprendes

Todos hemos escuchado esta frase, pero de otra manera “a veces se gana y a veces se pierde”. Es cierto, a veces vas a lograr conseguir tus metas, vas a poder decir “lo hice” con toda la convicción del mundo y te vas a sentir totalmente orgulloso del camino que has recorrido. Pero de la misma forma otras veces vas a fallar, el objetivo se va a ver un poco más lejano y tal vez hasta necesites un momento para replantearte todo lo que has hecho hasta ahora.

Sin embargo, fallar no debería verse como sinónimo de fracaso absoluto. Fallar no significa que has perdido tu tiempo, tu dinero y tus ilusiones, sino mas bien significa que has aprendido cuál no es el camino. Así como muchos de nosotros buscamos constantemente el camino para el éxito, para el amor, para una relación laboral sana, para una vida pacífica, etc, también debemos toparnos con muros.

El camino que estás buscando sea cual sea está lleno de muros y es normal toparse con ellos de vez en cuando. Es a estos muros a los que llamamos fallos y que, hoy en día, le damos una connotación tan negativa que lo evitamos hasta un punto que no es sano. Es por eso por lo que hemos preferido decirte que en la vida a veces ganas y otras veces aprendes. No siempre vas a ganar todas tus batallas, pero las ocasiones en las que no lo hagas habrás aprendido una gran lección.

Tal vez al leerlo de esa forma pienses que se trata de un gran cliché o que incluso es más fácil decirlo que hacerlo, pero nadie dijo que el camino que elegiste fuera sencillo. Vas a tener que superar retos, encontrarte con muchos muros, pero te aseguramos que cada objetivo que logres no solo te recordará tus aciertos, sino también tus fracasos. Todo lo que has aprendido lo usarás, ya sea para recorrer otro camino similar o para algún otro aspecto de tu vida.

Valora tus fracasos porque son parte de tu felicidad, de tus vivencias y lo más importante parte de tu aprendizaje. Desde jóvenes nos han enseñado a intentar ganar por los medios adecuados, pero nadie nos enseñó a entender qué significa realmente fallar. Solos nos dijeron que era algo que teníamos que evitar, pero no. Queremos que poco a poco te quites esa idea de la mente y que la próxima vez que fracasas te permitas sentirte mal o decepcionado, es normal, pero que también en algún punto te preguntas ¿Qué aprendí de esto y cómo puedo usarlo para continuar? Recuerda que en la vida a veces ganas y otras aprendes.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.