Hay un amanecer y un atardecer todos los días, y son absolutamente gratis. No te pierdas muchos de ellos

Hay un amanecer y un atardecer todos los días, y son absolutamente gratis. No te pierdas muchos de ellos

Dejamos atrás por un momento nuestros miedos y hablemos del tiempo, una de las cosas más importantes para nosotros, pero que solemos dejar de lado. A eso es a lo que se refiere la frase “Hay un amanecer y un atardecer todos los días, y son absolutamente gratis. No te pierdas muchos de ellos”.

Cuántas veces has dicho tan solo en los primeros 10 días de un nuevo año: No puedo, estoy ocupado. Pero realmente cuándo dices eso ¿Qué intentas decir? Que quieres prestarles más atención a otras cosas, que dentro de la economía de tu tiempo has decidido darle más peso a otras acciones o situaciones. Lo malo es que muchas veces a lo que le prestamos atención no es algo que enriquezca nuestra alma.

Sin ir muy lejos, muchas personas dejan de hacer cosas que les gustan o les llena en un sentido espiritual por trabajar. Muchos padres no juegan con sus hijos por el trabajo, a veces ni conversan con ellos, muchos otros dejaron una carrera que amaban por un buen sueldo. No te decimos que esté mal buscar la estabilidad financiera, pero ¿Cuándo es suficiente para ti?

No se trata solo de hacer por hacer porque eso significa que te estás perdiendo la vida. Como decía John Lennon “la vida es lo que pasa mientras estás haciendo otros planes”. Entonces pregúntate ¿estas viviendo realmente o solo estas sobreviviendo? No te decimos que dejes de lado tu trabajo o aquellas actividades que ocupan todo tu tiempo, solo te pedimos que así sean 5 minutos al día te des un momento para hacerte feliz.

La felicidad es un concepto sumamente amplio y diferente para todos. Podría ser tener un baño relajante, hacer manualidades, ver las estrellas, las nubes o un hermoso atardecer. Es allí que la frase “Hay un amanecer y un atardecer todos los días, y son absolutamente gratis. No te pierdas muchos de ellos” toma mucho más sentido. No se trata exactamente del amanecer y el atardecer, sino de aquellas cosas pequeñas que pasan todos los días y que estás dejando pasar.

Damos por sentado todas estas cosas que suceden a nuestro alrededor y no notamos que son mágicas. Nos olvidamos de que lo nos puedes hacer felices está al alcance de nuestras manos, pero a veces no tenemos tiempo. Pero lo peor es que al final de lo que más nos arrepentiremos es de no haber disfrutado lo que teníamos a nuestro alrededor.

Así que trata de vivir trabajando, pero también haciendo aquello que te hace feliz, aquello que te hacer crecer, cuidando y conviviendo con quienes más quieres. Hoy están tan cerca de ti, pero tal vez un día sea más difícil conseguirlos. No esperes a que suceda eso para que realmente los aprecies ¿Estas listo para decirle sí a todo lo que te hace feliz?

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.