Nada es más triste que la muerte de una ilusión

Nada es más triste que la muerte de una ilusión

¿Cuál fue tu más reciente ilusión perdida? Todos hemos tenido una y es probablemente de las más grandes decepciones, pero ¿Qué exactamente es una ilusión y por qué duele tanto cuando se esfuman?

Las ilusiones, así en frío, son todas las expectativas que tenemos sobre algo o alguien. Pueden ser reales o no, pero generalmente tienen un 10% de verdad y un 90% de nuestras esperanzas y más grandes deseos.

Es allí donde radica el problema y la solución a este mal. Cuando decimos que nada es más triste que la muerte de una ilusión, nos referimos a que una parte de nosotros, tal vez la parte más pura e inocente que imaginó el mejor escenario posible, ese que nos hacía levantarnos y sonreír, soñar despiertos, se ha ido.

Te has dado un golpe de la realidad y desgraciadamente te das cuenta de que de ese 90% de esperanzas no queda nada. Lo que realmente pierdes en la muerte de una ilusión son tus más grandes deseos ocultos y mas sinceros. Lo cierto es que la vida nunca es como la imaginamos y si bien algunos tendrán la suerte de corroborar sus ilusiones, la gran mayoría no lo verá así.

Ahora, no queremos que pienses que tus sueños e ilusiones siempre morirán y, por ende, mejor es no intentarlo. Para nada. Tú debes seguir luchando por lo que quieres y deseas de ti y de ese mundo. Lo que no debes es hacer es creer que todo saldrá 100% como lo quieres o lo deseas.

Si has entrado a ver esta frase seguramente has sentido el peso de todo lo que puede estar mal en este mundo. Te han defraudado, te has sentido fracaso y te has dado cuenta de que el mundo es mas difícil incluso de lo que ya imaginabas. Entonces ¿puedes vivir sin ilusiones? Por supuesto que no.

La vida está llena de ganar y perder, pero esos fracasos y las cicatrices que te dejan no es algo para evitar, sino algo de lo que deberás aprender. Entonces, sí, habrá veces en los que una ilusión morirá, pero pregúntate después de pasar tu duelo ¿Qué significó esto? ¿Cómo actué ante esto? ¿Qué gané de todo esto? Porque el hecho de haber fracasado no es lo mismo que perder.

En todo caso la muerte de una ilusión duele, pero te aseguro que eres capaz de pararte y volver a ilusionarte, aunque de manera mucho más cautelosa. Lo que sí no te recomiendo es poner tus ilusiones en una persona y empezar a pensar que él o ella son de una forma que no lo son.

Las personas están hechas de imperfecciones y defectos, no de ilusiones. Ponle ilusión a tu relación, pero no de aquella que te ciega porque la muerte de la ilusión definitivamente duele más cuando te das cuenta de que esa persona a la que tanto idealizaste es solo producto de tu imaginación.

Sigue soñando por favor, no te detengas, sigue ilusionante, pero también sigue aprendiendo de cada batalla, sin importar si la ganas o la pierdes.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.