¿Por qué veo la belleza en todo, excepto en mí?

¿Por qué veo la belleza en todo, excepto en mí?

Para todos encontrar el amor propio es difícil. Muchos confunden la autoestima con un meta, cuando siempre será un proceso. Creo que tenemos ejemplos de sobra de personas que han amado a los demás más que a ellos, pero ¿a qué precio? Se han lastimado, se han dejad atrás y lo poco que podían dar era para los demás.

Esto tiene mucho que ver con el cuidado que tenemos que ver con nuestro niño interior. La próxima vez que le estés dando amor a los demás, preguntante si ya te lo disté hoy a ti. Cada día debe ser un momento de recompensa para ti mismo. Se trata de encontrar primero lo bello en ti para luego ver a los demás.

Seguramente en tus momentos más oscuros te has hecho esa pregunta ¿Por qué veo la belleza en todo, excepto en mí? Eso es porque vemos de los demás lo que ellos nos quieren mostrar. Los defectos, dolores, la cruz que cargamos constantemente la guardamos únicamente para nosotros.

Es así que, si tiene algo de ti que no te gusta, ya sea física o emocionalmente, no lo muestras. Tratas de ocultarlo lo más posibles para que los demás no lo noten, pero nunca te preocupas por trabajarlos, por arreglarlo y eso es brindarte amor.

Así como tú, todos ocultan sus dolores, defectos y tristezas. Entonces ¿por qué crees que el único que no merece ser bello o ser amado eres tú? Todo lo bueno del mundo y mucho más te lo mereces. Eres lo más bello y es importante que aprendas a quererte antes de amar a alguien más.

A diferencia de lo que muchos dicen sí puedes amar a alguien más sin amarte a ti primero, pero eso tendrá consecuencias graves. Poco a poco ese amor se volverá dependencia, ya que idealizarás tanto a la otra persona. Es posible incluso que todo esto te lleve a un complejo de inferioridad y cuando la otra persona lo note solo dos cosas podrían pasar: se irá porque buscará a alguien que no se sienta menos o se aprovechará de ti.

En la vida hay de todo y el encargado de cuidarte ante los demás eres tú mismo, pero eso no podrás lograrlos sino empiezas a verte como lo que eres: una persona maravillosa que merece aprecio, amor y todo lo que tú te puedas entregar.

Recuerda que amarte a ti mismo y ver tu propia belleza no es una meta. No se supone que un día te levantes y puedas verte al espejo sin tapujos. Es un proceso con el que vivirás toda tu vida. Tampoco es una carga, porque la idea de darte un poco de amor todos los días, de apreciarte como lo que eres y de brindarte apoyo será la mejor parte de tu día si empiezas a aplicarlo poco a poco.

Entonces si te preguntas ¿Por qué veo la belleza en todo, excepto en mí? Es porque aún no has aprendido a amarte como te mereces. Pero no te preocupes, no es tarde para comenzar a hacerlo.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.