Tu amor no me completa, me complementa

frases de amor

¿De qué hablamos cuando hablamos de amor?, como diría el escritor Raymond Carver. Realmente estamos muy lejos de darle un verdadero significado, pero lo que si podemos decirte es qué cosas se alejan de lo que es el amor. Un ejemplo de esto es la siguiente frase “tu amor no me completa, me complementa”.

Para entenderlo tenemos que remontarnos a la época en donde las películas nos presentaron al amor idealizado que, hoy en día, sigue estando presente en la mente de muchas personas. Nos vendieron, muy bien, dicho sea de paso, la idea de que el amor es perfecto, que es mariposas en el estómago, es flores y corazones, que el amor es finalmente encontrarnos con aquella persona que nos completará. La famosa “media naranja”.

A todo esto, le decimos no. Es cierto que el amor es hermoso y tiene cosas bellísimas, pero también se trata de decisión y perseverancia. Pero sobre todo se trata de complementar al otro. La idea de la media naranja de un tiempo acá ya no es bien recibida en teoría por los jóvenes. Nadie quiere pensar que estamos incompletos y que solo estaremos bien en tanto encontremos a una pareja.

Si eso fuera así viviríamos nuestra vida buscando la felicidad en otro y creo que hemos dejado muy en claro que cualquier felicidad, amor o solución empieza por ti mismo. Entonces no busque a alguien que te complete porque ya lo estás, busca complementar, apoyar, brindar felicidades, compartir dolores y crear memorias.

De eso se trata la frase “tu amor no me completa, me complementa”. Es decir, brindar todo lo que tienes, todo lo que has construido y con eso cimentar una relación sana. Como dije más arriba, muchos jóvenes en teoría han dejado de pensar en una pareja como una media naranja y antes que nada se ven como un todo.

Sin embargo, en la práctica volvemos a caer en los mismos lugares equivocados. Actuamos en una relación como si la otra persona fuera nuestro todo, que si lo vemos reír nosotros reiremos, que si lo vemos llorar lloraremos y no es así. No se trata de no acompañar a tu pareja en sus momentos dolorosos, pero si tu pareja no está feliz ¿eso debería condicionar totalmente tu animo?

Es decir, por supuesto que el hecho de que un ser querido sufra tendrá repercusiones en nuestros sentimientos. Pero es allí cuando más necesita del apoyo que solo otro miembro del equipo que ahora forman puede darle. No le vas a resolver los problemas, no vas a hacer el trabajo por la otra persona, sino que tal cual te guiarías a ti mismo, lo guiarás a él. Pero permitirás ante todo que sea tu pareja quien aprenda la lección y no tú quien le regale la respuesta.

Creo que hay que tener un tino muy fuerte que solo viene con la madurez para tener una relación sana en donde puedas saber que es importante que tú estés bien, pero que esta no caiga en el egoísmo. Lo que intentamos decir es que complemente con lo que sabes, con todo lo que tienes para contribuir en algo a la felicidad de la otra persona, sin que tú seas el centro de su mundo.

Es fácil enamorarse y creer que es encontrar a tu media naranja, lo difícil, pero más duradero es tener la madurez para amar y amarte a ti mismo en el proceso.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.