Tu presencia puede hacer feliz a alguien. Espero que siempre recuerdes eso

Tu presencia puede hacer feliz a alguien. Espero que siempre recuerdes eso

Creo que de vez en cuando es necesario recordar qué tan importante somos, para nosotros mismos y para los demás. Seguramente en algún momento has llorado en la noche rogando que todo lo que estuviera sucediendo a tu alrededor no fuera más que un sueño, una pesadilla y que todo lo que dicen y dices sobre ti no sea más que un murmullo lejano. Es muy probable que te hayas herido física, mental o psicológicamente. Es por eso que hoy vengo a recordar que “tu presencia puede hacer feliz a alguien, espero que siempre recuerdes eso”.

Tal vez en esos momentos de oscuridad y dolor no te sientas capaz de darte ánimos. Es normal sentirse decaído, lo que nunca debes hacer es quedarte allí por mucho tiempo. Si un día estas en tu cuarto y no te sientes lo suficiente, sientes que nada tiene sentido y que ya no quisieras continuar, recuerda que en este momento hay alguien sonriendo por ti.

Es muy fácil decir “no, no es cierto, estoy solo, nada se alegra de mi existencia”, pero incluso si aun no conoces a esa persona a la que le pondrás una sonrisa en el rostro, ya existe y está esperando por ti. Vive con la esperanza de encontrarla, vive con las ganas de poner una sonrisa en el rostro todos los días, vive con la emoción de volverla a ver.

Pero lo más importante, busca que la persona que ponga una sonrisa en ti cada día al despertar seas tu mismo. Definitivamente somos nuestros mejores porristas y, al mismo tiempo, nuestros peores enemigos, cuando queremos. No siempre vamos a tener la actitud para animarnos, pero cuando puedas hazlo. Que tu sola presencia te haga primero feliz a ti, que todo el cambio empiece por ti, de a pocos.

Espero que un día te puedas levantar, verte al espejo y sonreír por tener la oportunidad de verte. Solo así podrás hacer feliz a esa persona o personas a tu alrededor. A eso se refiere la frase “tu presencia puede hacer feliz a alguien, espero que siempre recuerdes eso”. Primero se trata de darte un poco de esa felicidad a ti mismo. El día que puedas verte y sonreír te prometo que nunca te volverás a sentir solo de nuevo.

La razón por la que siempre espero que recuerdes esta frase es por la importancia que tendrá esto en tu ánimo y en tus ganas de vivir. Te mereces todo lo bueno de este mundo, te mereces logros, te mereces reír, te mereces llorar de alegría, es solo que tal vez tú aun no lo sabes, pero recuerda que tu presencia puede hacer feliz a alguien, empezando por ti. No te descuides, no te vayas, tú aún te necesitas, aún te necesitamos.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.