Voy por el río de la vida plantando una semilla positiva

Esta es una frase a la que recientemente le he tomado mucho cariño. Actualmente la recuerdo al menos dos días en la vida y me da muchas fuerzas para continuar. Ya sea porque esté cansada o solo quiera darme ánimos. Ahora te voy a explicar por qué y así, tal vez, también se vuelva un mantra para ti.

Para empezar, hablemos de ese famoso “río de la vida”. Es una muy buena metáfora para hablar sobre nuestro camino en la tierra. Aunque hay otras muy buenas comparaciones, esta es precisa. ¿Cuáles son las características de un río? Generalmente es sinuoso, no siempre ves el camino más adelante, hay partes calmadas y otras de “rápidos” y siempre desemboca en un océano. 

Pues, igualmente es la vida. No siempre es un camino recto hacia tu destino; hay momentos alegres, triste y difíciles; no sabemos qué es lo que nos depara más adelante y, para todos, tiene un fin infinito, desconocido, pero bello.

Por otro lado, la semilla positiva es aquello que siempre debemos tomar en cuenta. Las situaciones que nos sacan de nuestras casillas y nos hacen llorar abundan en esta vida. Lo más importante es saber que todo lo que hagamos debe ser con felicidad. De esa manera te aseguras de que todo lo bueno te será retribuido. 

No digo que la vida será perfecta y color rosa, pero sí verás resultados positivos. Tampoco creas que siempre debes hacerlo todo esperando algo a cambio. Tú solo planta esa semilla positiva y cuando menos lo esperes dará sus frutos. Esta frase es parte de una excelente canción que te recomiendo que escuches. Tal vez al día siguiente ya puedas aplicarla y sentir como crece la semilla en ti.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.